Barroco Furioso

Proyecto en contexto de pandemia de covid-19

||  Bs. As.  2020 foto de 

 Estrella Herrera ||  MANIFIESTO de

 Irene Gelfman ||

Barroco Furioso tiene una forma híbrida, nació rompiendo todas las fronteras artísticas, uniendo y convocando artistxs de distintas procedencias para trabajar en conjunto con un archivo de música barroca. Invitamos a todxs lxs artistas a tomar el archivo barroco no como un objeto muerto, inmutable y restringido a un sector de la sociedad, sino como un archivo en constante transformación, que puede contribuir a agitar y transformar, ser un agente de cambio. 

 

Queremos que Barroco Furioso sea una caja de resonancia de los conflictos estéticos y sociales actuales, en especial en tiempos de covid-19, ya que consideramos que las prácticas artísticas definen y amplían nuestro ámbito de acción. Por este motivo, invitamos a lxs artistxs a discutir los modelos dominantes, estimular la diversidad, para así transformar el archivo barroco en una plataforma para el desarrollo de nuevas asociaciones entre artistxs que piensen críticamente su arte y su época.

 

Este archivo vivo en manos de Barroco Furioso trasciende su uso habitual y durante el acto performático muta a partir de la acción de los artistas, y así expande su significación. La performance permite la expresión a lxs artistxs, es un lugar habitado por la pluralidad, donde las identidades excluidas y negadas, encuentran una zona de libertad para pronunciarse. Es un arte vivo, un acontecimiento, un suceso, en el cual coinciden autor y obra, enunciador y enunciado, sujeto y objeto. Es una experiencia artística directa, una experiencia de afirmación del yo, de aprendizaje, de ampliación de la percepción y la conciencia. Las performances generadas a partir de Barroco Furioso buscan ser una huella de vida, que en un juego intersubjetivo, requiere que el espectador complete su significado.

 

Barroco Furioso invita a las diferentes prácticas artísticas de la contemporaneidad a trabajar junto a  lxs artistxs drags  para problematizar la estética de la identidad, estableciendo un diálogo entre distintas áreas del conocimiento como los estudios de género y el arte contemporáneo.

  A través del trabajo entre lxs artistas con el archivo barroco, surge una estética de lo ambiguo, de lo transitorio, precisamente en esas distintas formas de habitar el cuerpo, el deseo y los géneros, en ese ir y venir, entre lo barroco y lo contemporáneo, entre lo virtual y la realidad, el resultado es una retórica que arguye la necesidad humana de performance, como una manera de potencializar agencias que modifiquen la condición marcadora y castrante de los dispositivos hegemónicos de género.

 

En Barroco Furioso, hay un cruzamiento entre pintura, artistas sonoros, teatro, ópera, música electrónica, performance y género. Pivotea entre documento y ficción, de este modo abre otros modos de pensar el estatuto del arte; y nos invita a reflexionar el uso de categorías y cómo estas están condicionadas por una visualización aprendida. Puede ser afirmado que vivimos en una violencia epistemológica, sexual, científica y occidental, como producto de una jerarquización sistémica por parte de perspectivas cisgéneras que son colocadas en un nivel superior a corporalidades trans o queers, controlando, actualmente, la producción del conocimiento y del contenido que circula en los medios culturales. Por este motivo, creemos fundamental visibilizar las estéticas que se producen en los proyectos seleccionados, ya que trabajan los conflictos políticos identitarios y re-aparecen en los momentos de encierro como una necesidad de plasmar lo invisibilizado.

Fundación Ópera Periférica 

Dirección General y de escena: Pablo Foladori / Dirección musical: Manuel De Olaso / Registro Fotográfico: Alejandro Held
Video: Ana Farini​ /  Diseño Gráfico: Javier Jacob / Producción: Stella Heredia y Ernesto Goya